Tania Rodríguez

La Federacion de Estudiantes Universitarios es la organización social más antigua que tiene nuestro país y desde que en 1929 fuese fundada ha recorrido un amplio camino de lucha, debate, creación y organización que le ha conferido un lugar clave dentro de nuestra sociedad al ser una de las organizaciones medulares del campo social.

Este camino no ha sido, como bien puede suponerse; una trayectoria lineal. Muy por el contrario se ha desarrollado con amplios avances y retrocesos, a veces al paso, otras tantas al trote y por momentos en un galope intenso que sólo la más brutal violencia y autoritarismo pudo refrenar;, pero nunca detener. Porque si algo caracteriza a esta joven y dinámica fuerza social es que nunca ha dejado de caminar atravesando sinuosamente los momentos de nuestra historia.

Se han desarrollado en los últimos años varios avances en términos de movilización y participación de los estudiantes, comenzando en 2011 con la organización del XVI Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes que contó con la participación de mas de 5000 estudiantes de todo el continente, instancia a partir de la cual se gestaron Encuentros y Congresos de estudiantes por carrera que han movilizado miles de estudiantes en la discusión y el debate del destino de nuestros pueblos y la formación profesional.

Al mismo tiempo que la Federación se proponía retomar la construcción y el fortalecimiento del movimiento estudiantil latinoamericano, los estudiantes fueron fuerza central en la disputa por el 6% del PBI para la educación, luchando por verdad y justicia y en la oposición firme a la criminalización de la juventud mediante el “no a la baja”. Y de la misma forma que la lucha se intensificó, creció el respaldo hacia nuestra herramienta, alcanzando las más amplias votaciones en elecciones internas; que gracias al cambio del estatuto dado en el 2012; permitió a los estudiantes elegir su dirección mediante el voto directo y dar ingreso a centros y asociaciones de estudiantes del interior del país, reforzando el carácter nacional de la Federación.

Es en este contexto que el 2016 encuentra a la FEUU parada junto al resto del movimiento popular en una nueva encrucijada. Nos encontramos luchando por ampliar los derechos de los estudiantes; defendiendo la educación y la salud, confrontando con el actual proyecto de rendición de cuentas y sosteniendo un proyecto propio para el Hospital Universitario.

Es así que hemos puesto en marcha un proyecto de ley para garantizar el acceso a los materiales de estudio por parte de todos los estudiantes, generando excepciones en el derecho de autor que permitan dar respuesta a la necesidad de contar con materiales mas económicos, de acceso libre a través de plataformas educativas y que regularicen la situación de nuestras bibliotecas.

Pero este avance en el acceso a materiales de estudio difícilmente pueda paliar las dificultades que existen en la educación universitaria cuando nos enfrentamos a un recorte en el ya escaso presupuesto para la educación en general y para la Universidad en particular.

Luego de reclamar incansablemente el 6% del PBI para la Educación; meta que debería alcanzarse a fines de este período, según prometió el Ejecutivo; vemos con gran preocupación la propuesta de “abatir” el aumento que deberían recibir la UdelaR, la ANEP e INAU en este 2016, que tan lejos está de conducirnos hacia el anhelado 6% ,y que repercute directamente en postergar una de las áreas estratégicas como lo es la Educación.

El abatimiento de los fondos propuestos por el actual proyecto de rendición de cuentas pretende matizar el desaceleramiento de la economía recortando gasto social, lo que particularmente en la Universidad genera la imposibilidad de cumplir con el convenio colectivo que la misma generó con la asociacion de funcionarios, no pudiéndose otorgar el aumento pactado, del mismo modo que repercute en la investigación e innovación, ya que es la Universidad quien realiza cerca del 70 % de la investigación en nuestro país.

Por si este panorama no fuese lo suficientemente lúgubre ocurre también que la Universidad y la FEUU han sido ignoradas por parte del Ejecutivo en la discusión sobre la refuncionalización del univeristario Hospital de Clínicas Manuel Quintela. Mientras intentamos consolidar el proyecto de refuncionalización elaborado por el demos universitario, contemplando las necesidades asistenciales así como el cumplimiento del resto de las funciones universitarias, el Ministerio de Economía y Finanzas continúa planteando como única alternativa la participación público-privada (PPP) como forma de financiamiento, que trae aparejada con ella un cambio en el proyecto a financiar, para que éste se adecue a los estándares de las PPP.

Es en este intenso clima de debate de ideas, lucha y organización que desde la FEUU se ha resuelto retomar un calendario de movilizaciones durante el mes de julio y agosto en defensa de los derechos ya conquistados y una política económica que apueste a fortalecer las áreas estratégicas de nuestro país, beneficiando a los estudiantes y al resto de los sectores populares y no descargando sobre ellos el peso de la crisis.

A 87 años de su fundación la FEUU atraviesa hoy un nuevo recodo en su camino; es necesaria la más amplia participación, compromiso y movilización de todos los estudiantes para que podamos transitar por él hacia un nuevo tramo de conquistas, honrando cada paso dado por quienes nos precedieron con nuestra marcha certera hacia un horizonte de lucha, porque, como dijera Artigas, “nada podemos esperar sino de nosotros mismos”.

 

http://surversion.uy/wp-content/uploads/2016/08/22-feuu.jpghttp://surversion.uy/wp-content/uploads/2016/08/22-feuu-150x150.jpg@dministrad@rEducaciónTania Rodríguez La Federacion de Estudiantes Universitarios es la organización social más antigua que tiene nuestro país y desde que en 1929 fuese fundada ha recorrido un amplio camino de lucha, debate, creación y organización que le ha conferido un lugar clave dentro de nuestra sociedad al ser una de...